Arte Biedermeier: Contemplación naturalista

Postura histórico-artística, vinculada tanto al clasicismo como al romanticismo del siglo XIX. El arte Biedermeier engloba a unos cuantos artistas naturalistas, contempladores de la realidad.

Originalmente, el término Biedermeier comprendía el periodo entre el Congreso de Viena de 1815 y la Revolución de 1848, correspondiente a Austria y Alemania. Actualmente, la definición de arte Biedermeier se asocia a la pintura escandinava y suiza; en Francia, la pintura de género creada por Louis Léopold Boilly también se considera Biedermeier. Aunque son pocos los artistas representativos y el contexto bastante limitado, este arte se sustenta como una postura histórica excepcional en el arte del siglo XIX.

biedermeier-

El artista más emblemático de este movimiento es Ferdinand Georg Waldmüller, quien estudió la naturaleza como fin único del arte, rechazando las tendencias idealistas y románticas. Los paisajes de Waldmüller enfatizan los pequeños detalles y la luz como elementos básicos de la realidad. Además, ostentan una cierta grandeza, basada en la representación de una naturaleza exuberante de contrastes armonizados por el tratamiento formal.

Si bien trabajó otras temáticas, su postura artística evidenciada en el paisaje es significativa para definir el arte Biedermeier.

La influencia de Waldmüller sería decisiva en algunos artistas, como Rudolf Toma y Friedrich Gauermann. Ambos estudiarían la naturaleza y sus elementos (luz, atmósfera), agudizando los detalles y componiendo imágenes armónicas de la realidad. De similar tratamiento pictórico es la obra de Rudolf Von Alt, dibujante y acuarelista de fino detallismo y exactitud compositiva.

El arte Biedermeier de origen escandinavo materializa la pura contemplación de la naturaleza sin romanticismos. Christian Kobke, pintor y directriz del movimiento danés, maneja una sutil luz en sus paisajes, dotando a su obra de una grandiosidad sencilla, exenta de melancolías.

En Alemania, el arte Biedermeier tiene en Eduard Gartner a uno de sus mejores representantes. Su obra se caracteriza por la exactitud y el detalle extremo, casi fotográfico, en la representación de edificios. Otros artistas significativos son Johann Erdmann Hummel, quien trabaja los efectos de la luz sobre diversidad de objetos y Karl Blechen, cuyos trabajos muestran un tratamiento especial de los objetos y el color a partir de la luz.