Turquía, referente mundial en el turismo de injerto capilar

Cada vez más españoles y europeos deciden viajar a Turquía para realizarse un trasplante capilar. El turismo capilar en el país otomano no ha dejado de crecer año tras año y ya supone unos ingresos anuales de casi mil millones de euros. Turquía ya está considerada como el destino más importante para los hombres con alopecia de todo el mundo. La diferencia económica es el principal reclamo para tomar la opción de ir a uno de estos centros.

injerto-capilar-turquia

Aunque a primera vista puede generar un poco de desconfianza, se puede encontrar en Internet todo tipo de información y opiniones acerca de las ventajas y garantías de las clínicas turcas. Las experiencias de viajeros y pacientes son bastante satisfactorias y los resultados obtenidos están a la altura de cualquier centro capilar en Europa. Aunque el país otomano puede inspirar algunas dudas en cuanto a la diferencia de religión y la posible inseguridad ciudadana, el miedo y los prejuicios desaparecen cuando se llega a Estambul. El país euroasiático ha logrado su propósito de ser una referencia mundial en el turismo capilar. Por esta razón, cada vez más personas deciden someterse a una operación de injerto capilar en Turquía y porqué no, disfrutar de unas pequeñas vacaciones.

¿Cómo es el proceso una vez que el paciente llega a Turquía?

El proceso habitual constará de los siguientes pasos:

  1. Un conductor recogerá al paciente en el aeropuerto y le trasladará al hotel.
  2. Al día siguiente, el paciente será llevado a la clínica en cuestión, donde su médico le recibirá y le harán los análisis de sangre rutinarios previos a cualquier intervención quirúrgica.
  3. La intervención quirúrgica se llevará a cabo el tercer día. Esta intervención consiste en la implantación de los folículos requeridos mediante la técnica capilar FUE. Una vez finalizada la intervención, el paciente permanecerá en observación durante una hora y después de este tiempo, será llevado al hotel.
  4. En el cuarto y último día, el conductor llevará de nuevo al paciente a la clínica para que pueda realizar las curas para evitar infecciones. Después de unos breves consejos sobre la atención que debe tomar durante la recuperación, se le llevará de vuelta al aeropuerto.

Cabe destacar que en todo momento el paciente estará acompañado por un traductor y una de las cosas que más le sorprenderá, es la cantidad de pacientes que encontrará en la clínica. La relación entre la clínica y el paciente no termina aquí, los pacientes todavía serán contactados por el hospital para comprobar su evolución y saber si ha habido alguna complicación. Como vemos, el turismo de injerto capilar Turquia se consolida como uno de los principales destinos de españoles y europeos en el campo de la estética capilar.