¿MILFS o Teens?

Las MILFs y las teens (o maduras y jovencitas) representan dos  de los subgéneros más buscados en las principales webs de vídeos para adultos.

MILFs

MILF es un acrónimo en inglés que significa “madre que me gustaría follar” y denota la tendencia a ser atraído sexualmente por las mujeres maduras.

En general se trata de mujeres mayores de 40 años, que tienen una vida social activa y que viven los signos de envejecimiento como un recurso sexual. Además, les gusta hacer alarde de su feminidad.

El término MILF se ha generalizado en los años 90 gracias a la película “American Pie”, pero el tema del encanto de la mujer madura tiene una película anterior mucho más ilustre en la película “El Graduado” con la inolvidable señora Robinson.

el graduado

Sin embargo, el fetichismo de las maduras no puede reducirse simplemente a una cuestión de edad sino que debe basarse en la atracción de algunas de las cualidades físicas y caracteres comunes de las cougars.

Las MILFs destacan principalmente por la extraordinaria confianza en todo lo que al sexo se refiere y por sus increíbles y esculturales cuerpos. Su experiencia sexual encanta a los jóvenes que muestran una total adoración y reverencia por estas mujeres.

En muchos casos, son mujeres que han experimentado casi todo en el sexo (monogamia, infidelidades, tríos. orgías, relaciones lésbicas) siendo objeto de deseo de muchos jóvenes, no en vano, los vídeos eróticos de maduras son de los más demandados en las webs de contenido para adultos.

Las teens

La atracción sexual por las jovencitas o teens (en inglés) es atemporal y es fácilmente comprensible: frescura, ingenio, vitalidad son sólo algunas de las características que intrigan al sexo masculino.

Incluso en este caso, para poder hablar de fetichismo, la diferencia de edad con el hombre debe ser coherente; al igual que en la famosa novela del escritor ruso Vladimir Nabokov “Lolita” o la película de Kevin Spacey “American Beauty”.

american-beauty

Las chicas jóvenes atraen a muchos hombres físicamente por su piel suave y libre de imperfecciones, su feminidad apenas visible y sus pechos pequeños. A esto hay que unir el morbo de la absoluta falta de experiencia sexual, combinada con una curiosidad natural por el sexo que las hace totalmente irresistibles para muchos hombres.

En los vídeos porno, las categorías de teens destacan las jovencitas con caras de chicas inocentes en las que practican sexo oral y son penetradas por hombres con grandes miembros viriles. Dentro de esta categoría, son muy habituales los vídeos en los que queda patente la superioridad absoluta por parte del hombre, en la frontera de la dominación y el abuso.

Este tipo de fetichismo está estrechamente ligado al de los disfraces de colegiala, siendo muy habituales las escenas en las que las actrices interpretan a colegialas, que son folladas en clase por los profesores, o a niñeras que se lo montan con el padre o la madre del niño (o con los dos a la vez).

Este  tipo de pornografía está, sin duda, inspirada en la pornografía oriental, en particular, en el  porno japonés, en el que es muy habitual caracterizar a las actrices porno como si fueran adolescentes.

Y tu que prefieres ¿MILFs o teens?