Las cazuelas de barro vuelven a estar de moda

Muchos de nosotros aún tenemos el recuerdo de nuestras abuelas preparando sus sabrosos guisos en sus antiguas cazuelas de barro, pues bien parece que esa moda ha vuelto y esta vez para quedarse.

En una época en la que parece que la deconstrucción de los platos tradicionales está tocando techo en la cresta de su ola. son muchas las corrientes que afirman que debe volverse al desarrollo de la gastronomía de nuestro país de una forma mucho más básica y poniendo más atención a los sabores que estamos preparando que al método o la presentación que hacemos de nuestros platos.

Para ello está claro que la referencia más clara con la que contamos algunos es la cocina de nuestras abuelas, la que se realizaba en auténticas cazuelas de barro, que hacían las delicias de propios y extraños cuando se sentaban a la mesa y se disponían a comer.

La cazuela de barro como primera escuela

Todas las nuevas tendencias existentes en los restaurantes más prestigiosos del mundo y de nuestro país han llegado a ese grado de excelencia tan reconocido internacionalmente, debido a que han utilizado todas las referencias de cocina tradicional que tenían a su alcance y han reformulado sus pasos, sus métodos e ingredientes, mezclándolos con otros de otras culturas gastronómicas del mundo en general.

Pero, ¿y si todas esas vueltas y reinvenciones han hecho que se pierda la esencia de lo realmente importante en una comida? ¿Y si la tendencia por parte del consumidor está cambiando preocupándose más por otro tipo de cuestiones más esenciales como el sabor? Pues precisamente de ese nuevo nicho de mercado creciente dentro de los entendidos en el mundo de la hostelería, nace el giro en las recetas de cocina ofrecidas por los restaurantes más visitados por los que de verdad conocen el sabor. Esto tiene también un impacto en los utensilios que son utilizados para realizarlas como las cazuelas de barro y los famosos hornos de leña, que cada vez son más demandados por los hosteleros y por el público en general. En ambos casos se busca la evocación del verdadero sabor intenso que propiciaban esos guisos tan básicos, que se estaban perdiendo de una forma u otra y que provocaban un vacío enorme dentro de una dieta como lo es la mediterránea, que se empezaba a quedar coja sin este tipo de preparados. La vuelta a la utilización de las cazuelas de barro ha hecho que toda la verdad del sabor que tenía la receta de nuestras abuelas se fusione con los nuevas ingredientes e ideas disponibles.

Cazuelas de barro

Lo vintage vuelve a ser tendencia

En un mundo tan globalizado como en el que estamos viviendo en la actualidad son muchas las tendencias que van y vienen en muchos ámbitos de nuestra vida diaria. Una de ellas es la conocida como vintage, tendencia que está volviendo a inundar todo de un cierto toque retro que hace las delicias de los más modernos y los verdaderos cazadores de tendencias del mundo de internet. En este caso, esta tendencia ha sido recibida de una manera global abarcando desde la tecnología a la decoración, pasando por el tema que hoy nos ocupa, la gastronomía.

Y es que no es extraño encontrarnos planeando una pequeña escapadita dentro de nuestros días libres para disfrutar de un maravilloso plato de cazuela de barro del que tenemos referencia por nuestras amistades, o bien por las opiniones ofrecidas por los cada vez más habituales blogs de internet dedicados a esta temática. Y sorprendernos con el sabor que le imprime esta técnica milenaria a los platos de nuestro recetario.

También abundan dentro de estos blogs informativos los que nos enseñan a preparar estas deliciosas recetas de la manera más tradicional posible y que nos ayudarán, para una comida con nuestros amigos o para disfrutar en nuestra vida diaria, a realizar estos maravillosos platos de la manera en que se preparaban cuando eran nuestras abuelas las que estaban a los mandos de la dieta familiar, y escogían los tan afamados en la actualidad productos de origen para dar a su familia un sustento de calidad, sano, sabroso y que tanta añoranza estaba provocando en más de un hogar.

Dicho esto, parece que lo único que nos queda para disfrutar es buscar un poquito de información y ponerle cariño a nuestros platos. bon apetittit.